No podían tener hijos y acabaron siendo padres de dos bebés nacidas con cinco semanas de diferencia