Vientre de alquiler

Obten más información sobre la gestación subrogada

Vientre de alquiler

¿Es legal un vientre de alquiler en España?

¿Qué es un vientre de alquiler?

Concepto vientre de alquiler



El término “vientre de alquiler” se utiliza para denominar de una forma despectiva al proceso de gestación subrogada, que es el proceso de reproducción asistida mediante el cual una mujer gesta el bebé de una pareja o una persona que no puede gestarlo.

Hay un movimiento que creó el término vientre de alquiler porque entiende que la gestante alquila su vientre a la pareja o padre/madre en cuestión, a cambio de dinero. Pero lo cierto es que, mientras que lo que algunos llaman “vientre de alquiler” no es legal en ningún país, porque no se pueden alquilar órganos, en muchos países es incluso ilegal recibir dinero a cambio de la gestación subrogada, más allá de la deducible de las posibles molestias.

En algunos países tercermundistas, sí que se podría llegar a aplicar el término vientre de alquiler, ya que realmente existen mafias que explotan a mujeres para ello. Pero está en nuestra mano acabar con ello. Si quieres que no haya un vientre de alquiler, realiza tu proceso de gestación subrogada en un país en el que sea legal y haya una regulación que garantice, no sólo tus derechos, sino también los de la gestante, que no vientre de alquiler.

Al final, el término vientre de alquiler existirá siempre que haya alguien en contra de esta técnica de reproducción asistida.

Es irremediable. Pero sí podemos conseguir que vientre de alquiler se acabe convirtiendo en una palabra residual que se reduzca a las posturas más extremistas. Un vientre de alquiler no existe en países con regulaciones, como Estados Unidos, Grecia, Canadá, etc, porque tienen leyes que garantizan que ninguna mujer sea un vientre de alquiler, sino, en todo caso, una gestante. Y no es una forma diferente de llamarlo.

Ver más información :

Vientre de alquiler

Vientres de alquiler en Ucrania

El Vientre de alquiler en Ucrania


AVientre de alquiler

Las palabras “vientre de alquiler” son un valor al alza en los medios. Cualquier programa que hable de los vientres de alquiler, ya sea a favor o en contra, conseguirá resonar. Pero todos, o casi todos, comparten un mismo problema; en de utilizar el término “vientre de alquiler” en vez de llamarlo “gestación subrogada”.

Incluso en los programas que tratan de hablar en favor de la gestación subrogada, vemos que los comentaristas dicen “vientre de alquiler” o que el texto del artículo habla de “vientre de alquiler”. Pero, si lo llamamos vientre de alquiler sólo conseguimos enraizar más el estigma. No ayuda en la lucha por la legalización de la gestación subrogadas que incluso sus defensores se refieran a la gestante como “vientre de alquiler”.

En otros programas o textos vemos que tratan de presentar una serie de datos sobre la gestación subrogada y, en muchas tertulias, abrir un debate. Pero, nuevamente, vemos a presentadores o tertulianos hablando de vientre de alquiler. Y nadie los corrige. El único formato en el que a veces vemos a alguien corregir al que usa el término “vientre de alquiler” es en las entrevistas. No son pocas las entrevistas a, por ejemplo, personas famosas que han recurrido a la gestación subrogada en el que el entrevistador habla de “vientre de alquiler” y el entrevistado le contesta con algo como “empezando porque vientre de alquiler no es correcto, el término correcto es gestación subrogada”. Y son esos, los que corrigen a quien dice vientre de alquiler, quienes están ayudando a quitar ese estigma, porque empiezan diciendo que no se llama vientre de alquiler, y te explican el porqué con su experiencia personal en la gestación subrogada.

Ucrania es uno de los países donde un mal denominado “vientre de alquiler” está regulado por una ley con lo que es totalmente legal realizar un proceso en este país.

Mientras que en muchos países Europeos no está legislado (es alegal) cosa que no significa que sea ilegal. En funcionan más de 30 clínicas privadas Kiev uno de los ejemplos gracias a las cuales han nacido más de 15,000 niños. Los médicos son de muy alta calidad y tienen muchos años de experiencia con madres subrogadas. Un Vientre de alquiler en Ucrania en este país al estar legislado existe un control exhaustivo de su estado tanto físico como mental en todo momento. En ucrania un vientre de alquiler para extranjeros está Permitido Sin embargo un vientre de alquiler para parejas homosexuales está Prohibido de igual modo que para padres solteros.

¿Cuál es el precio de un vientre de alquiler en Ucrania?

Precio de un vientre de alquiler en Ucrania



Existen escasos países donde un vientre de alquiler sea legal y permitan remunerar a la madre gestante. Los programas en Ucrania, Rusia, Georgia, y algunos estados de EEUU son la escepción En Ucrania la ley no pone límite en la cantidad de una compensación para un vientre de alquiler Una gestante puede percibir más de 22,000 euros.

Hay que huir de los procesos de gestación subrogada en que la madre es compensada con cifras irrisorias como 10.000 o 12.000 euros lo que si puede llevar a la explotación.

Vientre de alquiler



Vientres de alquiler en Rusia

Vientre de alquiler Rusia



Uno de los países donde también es legal un mal llamado vientre de alquiler para parejas heterosexuales y mujeres solteras es Rusia.

Siempre y cuando no puedan llevar un embarazo a término por si mismos o tengan algún problema para gestar su propio hijo.
El tratamiento puede hacerse con el material genético de la pareja o a través de una donante.

Vientre de alquiler

Las leyes rusas en realción a vientres de alquiler

La ley sobre vientre de alquiler Rusia




La Ley Rusia de enero de 2012es la que establece las bases de estos procesos.
Esta permite a padres extranjeros acceder a un vientre de alquiler siempre que se cumplan los siguientes requisitos: Parejas heterosexuales y mujeres solteras. Si bien la ley no explicita el derecho de los hombres solteros a hacer un proceso de gestación subrogada, una amplia jurisprudencia desde 2005 lo permite, y muchos solteros tienen sus hijos el Rusia.
Solo se permite acceder a un vientre de alquiler, si la gestante no aporta sus propios óvulos, proceder de la pareja o de un o una donante.
Se debe tener incapacidad médica para gestar HABLAMOS DE ESTOS DOS PAISES EN CONCRETO DADO QUE SON LOS PAÍSES TANTO UCRANIA COMO RUSIA DONDE MÁS POLEMICA Y MALA PRENSA EXISTE SOBRE VIENTRES DE ALQUILER.

Vientre de alquiler y sociedad

Vientre de alquiler en España



La sociedad, sus costumbres, su ideología y, especialmente, sus estigmas y estereotipos, vienen de los medios. Si los medios hablan de vientre de alquiler, la sociedad hablará de vientre de alquiler. Y, de hecho, la sociedad ya habla de vientre de alquiler. Lo hemos interiorizado, independientemente de si estamos de acuerdo o no.

Pero la sociedad puede cambiar este estigma y hacer también, de esta forma, que las palabras “vientre de alquiler” desaparezcan de los medios.

Si tú a tu hijo le explicas lo que es la gestación subrogada y no usas las palabras “vientre de alquiler”, tu hijo crecerá y le llamará gestación subrogada. Si tú a tu hijo le hablas de la gestación subrogada y del vientre de alquiler y le explicas porqué vientre de alquiler está mal dicho, tu hijo de mayor corregirá a quien lo llame vientre de alquiler.

O, quizás, sea periodista o presentador y decida no incluir el término vientre de alquiler en ningún artículo o espacio dedicado a la gestación subrogada. O explique en un medio de difusión porqué no se debe utilizar el término “vientre de alquiler”.

Vientre de alquiler
Vientre de alquiler

El respeto a la madre gestante, que no vientre de alquiler

El vientre de alquiler Rusia



A menudo muchas personas, utilizando el feminismo como argumento, hablan de vientre de alquiler para despreciar la gestación subrogada. Pero, con ello, están faltando al respeto a las mujeres a las que dicen defender, porque no pueden querer ser un vientre de alquiler voluntariamente. No pueden querer ser gestantes altruistas, siempre lo hacen por necesidad económica. Y para este sector de la sociedad, cualquier documental sobre, por ejemplo, la gestación subrogada en Canadá, será siempre todo una gran mentira. Para estas personas toda persona que sustituye a una madre en su embarazo es, indiscutiblemente, un vientre de alquiler. Da igual si lo ha hecho para ayudar a su hermana. Da igual si oyó la historia de una pareja y decidió ayudarles. Todo eso da igual, es un vientre de alquiler.

Pero, cada vez más gente ve la hipocresía en utilizar el término “vientre de alquiler” para denominar a las gestantes, argumentando que las están defendiendo. Porque no es coherente menospreciar a alguien para defenderle. Y son muchas las mujeres gestantes que han salido en vídeos de youtube, entrevistas y documentales diciendo porqué ellas no son un vientre de alquiler.

La razón por la que una mujer de un país desarrollado acepta gestar a un bebé para otra persona o pareja es, para esta postura extremista, siempre por razones económicas, aunque sea una llamada gestación altruista, en la que la gestante, llamada vientre de alquiler, recibe sólo una remuneración por las molestias derivadas del embarazo y para la cobertura de sus gastos médicos, bajas laborales y otros puntos deducibles. Pero olvidamos que, una donante de óvulos, también recibe una cierta cantidad de dinero en concepto de molestias por todo el tratamiento hormonal previo, desplazamientos, etc. Y no se les llama óvulos de alquiler. Así que ¿por qué sí se denomina vientre de alquiler a una gestante?

Vientre de alquiler vs subrogación

¿Vientre de alquiler o gestación subrogada?


Para acabar con el estigma del vientre de alquiler es importante entender primero la diferencia entre alquilar y subrogar. Alquilar, según la RAE, es “Dar a alguien algo, una finca un animal o un mueble, para que se use en el tiempo que se determine y mediante el pago de una determinada cantidad". En cambio, subrogar se define como “sustituir o poner a alguien o algo en lugar de otra persona o cosa”. Entonces, si usamos el término vientre de alquiler, decimos que la mujer o “vientre de alquiler” alquila su útero a alguien para que lo use. En cambio, si hablamos de gestación subrogada, hablamos de que una mujer sustituye a otra, o a una pareja gay, ante su imposibilidad de gestar.

En el primer caso, el vientre de alquiler, estaríamos hablando entonces de una operación con “fines comerciales” en las que la gestante (o vientre de alquiler) se lucra legalmente de “traficar” con su útero. Esto es, directamente un sinsentido. Ningún país puede hacer legal el tráfico de órganos, por lo que ningún país puede hacer legal un vientre de alquiler. Otra cosa es el caso de las operaciones hechas de forma clandestina en países subdesarrollados como decíamos antes. Pero, ese no es el caso en países como Ucrania, Grecia, Georgia, Rusia o Estados Unidos, entre otros, que tienen una ley que permite la gestación subrogada. Y es por eso, en definitiva, que el término “vientre de alquiler! No se puede usar en casos en los que se hace dentro de la legalidad. Porque el tráfico de órganos es ilegal en todo el mundo.

Que existan mujeres que sí son un vientre de alquiler es debido a que existen personas que realizan estos procesos en la clandestinidad, bien por conseguir un precio más bajo, bien por discriminación. Pero, si en todos los países hubiese una ley que regulase la gestación subrogada de forma que no se pudiese trabajar como “vientre de alquiler”, que los padres tuviesen garantizado que su hijo será su hijo, y que no hubiese discriminación por situación sentimental u orientación sexual, probablemente nadie se iría a un país subdesarrollado para recurrir a un “vientre de alquiler”. La regulación garantista es la única forma de acabar con los vientres de alquiler.

Vientre de alquiler
Vientre de alquiler
Alquilar un “vientre de alquiler” o “comprar” un bebé
Datos sobre vientre de alquiler


Otra incongruencia como el vientre de alquiler es el denominar a la gestación subrogada una “compra-venta” de bebés. Nuevamente, es imposible que un país permita legalmente comprar bebés porque la trata de seres humanos es ilegal en todo el mundo, va contra los Derechos Humanos. Un bebé nacido de una gestación subrogada, o de un vientre de alquiler para quien lo quiera denominar así, es, igualmente, genéticamente hijo de su padre biológico, y en muchos caso también de su madre, pero en ningún caso de la gestante, si se hacen las cosas como se debería. Por lo tanto, unos padres comitentes, no están comprando un bebé a vientre de alquiler; se están llevando a su hijo que otra persona ha gestado. Y da una remuneración a esa persona por las molestias. Igual que da una remuneración a una agencia por sus servicios en cuanto a asesoría legal, así como por todo el procedimiento médico de fecundación in vitro. La agencia de gestación subrogada no está vendiendo un vientre de alquiler, está ofreciendo sus servicios jurídicos y médicos.

Una persona que sostiene que un vientre de alquiler es un vientre de alquiler porque la mujer dueña de ese vientre de alquiler recibe dinero por ello a través de una agencia que “vende” un bebé porque cobra a los padres por el vientre de alquiler, se debería entonces plantear:

¿En una adopción internacional, en la que los padres contratan una agencia que les ayuda con toda la asesoría legal, están comprando un niño, y la agencia está vendiendo niños? Imagino que la respuesta será que no. Entonces, porqué, si una mujer decide libremente gestar el bebé de otra persona, la llamamos vientre de alquiler, y si una agencia ayuda en todo el proceso legal y médico la demonizamos.

Y no haría falta irse fuera de España, también en los procesos de adopción en España muchas parejas buscan la asesoría de un abogado.

El precio de un vientre de alquiler

Precio vientre de alquiler


Al hablar del precio de un vientre de alquiler, nuevamente estamos denominándolo de forma errónea. Cuando pagamos por un proceso de gestación subrogada estamos pagando por una asesoría legal y por unos tratamientos médicos, muy avanzados por cierto. Por lo tanto, no es el precio de un vientre de alquiler, es el precio de unos servicios.
Y si hacemos referencia al precio del vientre de alquiler como la remuneración que recibe la madre gestante por las molestias, entonces quizás deberíamos preguntarnos porqué es válido que se pague por las molestias y desplazamientos de donaciones como la de óvulos o la de médula, o cualquier otra que implique un proceso mucho más largo y con más pruebas médicas que una donación de sangre.


Vientre de alquiler

Vientre de alquiler, ilegal en todo el mundo

Legalidad Vientre de alquiler


Por lo tanto, y recapitulando concluimos que:

- El término adecuado a utilizar en el caso de estos tratamientos de Reproducción Asistida no es vientre de alquiler, sino gestación subrogada.
- El término vientre de alquiler es únicamente aplicable a los casos en los que se hacen estos procesos fuera de la legalidad del país y aprovechando la vulnerabilidad de una persona.
- Si un país tiene una ley que legaliza la gestación subrogada, esta no puede ser llamada vientre de alquiler, porque el término “vientre de alquiler” implica una vulneración de Derechos Humanos que no se puede encontrar dentro de la legalidad de un país.
- Utilizar el término “vientre de alquiler” para criticar a una mujer a la que a su vez se supone que estás defendiendo, cuando ella ha tomado esa decisión libremente es una incongruencia.